¿Cómo nació Catán Juego?

Klus Teuber es el creador de este fascinante juego que ya desde niño sentía pasión por las historias de aventuras y descubrimientos. Sería en la década de los 90 cuando empezó a trabajar en un juego que lograra transmitir a los jugadores todas las emociones que él sentía por estas historias. Teuber trabajaba por aquel entonces 14 diarias como dentista en un laboratorio, invirtiendo el poco tiempo libre que le quedaba en el desarrollo de juegos de mesa dentro de su sótano. Es cierto que ya contaba con varios premios dentro de la industria del juego, pero ninguno llegó a tener el éxito de Catán.
En un primer momento diseñó un tablero dividido en varias partes que representaban las montañas, el mar y los bosques y donde podían crearse poblados. Antes de llegar a las islas había que navegar por el mar e ir descubriendo los nuevos territorios conforme avanzaba el juego, para lo cual había que enviar exploradores, que además debían luchar contra otros jugadores.
El problema es que era bastante complicado que el juego con todo ello cupiera en una caja y además hacía que las partidas fueran excesivamente largas. Es por ello que su creador decidió dividir el juego en tres partes, cada una de ellas enfocada en uno de los aspectos del juego original. Es así como nació la primera parte, “Los Colonos de Catán”, centrado en el desarrollo de la isla y el comercio. La segunda fue “Descubridor”, que se enfocaba en la colonización de la isla. Y el tercero, “Dominio”, sobre la lucha y el control de Catán.
Además de ello, se han lanzado numerosas ampliaciones que sirven para aumentar el número de jugadores que pueden participar en cada partida. Las ampliaciones se realizan mediante fichas de diferentes colores del juego básico, así como hexágonos, fichas y cartas que se añaden a las ya existentes para poder llevar a cabo partidas con los jugadores especificados.
Y también se han lazando diferentes expansiones, de las cuales pueden adquirirse en España “Navegantes de Catán”, “Ciudades y caballeros de Catán”, “Mercaderes y bárbaros”, “Piratas y exploradores” y “Catán: Tesoros, dragones y aventureros”. En Alemania las expansiones son muchas más cuantiosas, pero no todas se han traducido al español. Es el caso de “Atlantis”, “Los pescadores de Catán” o “Los Ríos de Oro”.