Opiniones del juego Catán.

Catán es un juego alemán que llegó a España a través de tiendas especializadas en la década de los 90 y que no tardó mucho en convertirse en una increíble adicción tanto para aquellos curtidos en los juegos del rol y cartas coleccionables como para aquellos aficionados que no han terminado aún de adentrarse en el mundillo. Habiéndose abierto paso en cualquier reunión lúdica que se precie. Debido a su éxito no ha dejado de crecer, llevando más de 18 millones de copias vendidas en todo el mundo y habiendo aparecido numerosas versiones del mismo, como la de “The Big Bang Theory” o la de “Juego de Tronos”.

Pero, ¿a qué se debe su éxito? ¿Cuáles son las opiniones de Catán? Debes saber que el mismísimo Marck Zuckerberg ha declarado ser un auténtico adicto a este juego. Pero también cuenta con otros fieles seguidores como John Lilly, el ex número uno de Mozilla; Marck Picnus, CEO DE Zynga; o Reid Hoffman, el cofundador de Linkedin. Lo más curioso es que no solamente les sirve como entretenimiento, sino que además, según dicen, les ayuda a inspirar sus estrategias de negocios.

Pero también son excelentes las opiniones de Catán de los jugadores anónimos de todo el mundo, a los que también les encanta. Muchos son los que opinan que, aunque en un primer momento pueda parecer algo complejo, solamente bastan dos rondas para dominarlo. Suele gustar mucho por tener numerosos componentes de estrategia y negociación que se combinan con el azar. Lo que hace que para ganar sea necesario contar con cierta pericia, un poco de visión y suerte en los dados. Además, el hecho de que nadie se quede sin jugar en ningún momento hace que sea ideal tanto para jugar en familia como en reuniones de amigos, siendo sencillo para todo el mundo.

Además, aunque algunas opiniones de Catán son desfavorables porque afirman que a las pocas partidas se vuelve repetitivo, los fans están encantados de que haya expansiones para poder solucionarlo. De hecho, las expansiones resultan tan divertidas que muchas madres han conseguido algo que incluso creían imposible, que sus hijos dejaran la consola de videojuegos por algunos ratos. Y tan sencillo que, aunque el juego sea a partir de 12 años, niños más pequeños se hacen rápido con él incluso como para ganar la partida.
Por otro lado, muchos jugadores valoran también el hecho de que se juegue en grupo y de que todos los jugadores participen en todas las tiradas potencia el diálogo, lo que lo hace muy ameno. Además, al ser cada partida diferente a la anterior, es muy divertido y es precisamente esto lo que engancha a toda la familia, lo que hace que desde el más pequeño al más mayor se lo pasen bien y siempre se queden con ganas de más.

Por todo ello, muchos lo califican como el mejor juego al que han jugado en la vida. ¡Sencillo y realmente adictivo!